El aceite de oliva se ha convertido hoy en día en uno de los productos estrella de la gastronomía, no solo por su sabor, sino por sus múltiples propiedades beneficiosas para la salud. Ahora no es extraño que, prácticamente todo el mundo, hable sobre el zumo del fruto del olivo y lo bueno que es su consumo. Pero pocos saben quién inventó el aceite de oliva o cuál es el origen de este oro líquido. Vamos a viajar en el tiempo para dar un bonito repaso desde el origen y recorriendo la historia del aceite de oliva.

El árbol del olivo y el oro líquido que se extrae de sus frutos han estado presente a lo largo de toda la historia de la humanidad.  Y, al igual que otros aceites vegetales, no solo se ha empleado en la gastronomía, también se le ha dado un uso en la cosmética, como combustible, o en rituales religiosos. Incluso, parece ser que el olivo existió mucho antes de que el ser humano habitara la tierra, ya que se han descubierto restos que datan del periodo Mioceno Superior, 20 millones de años atrás. Desde entonces, el aceite de oliva se ha convertido en todo un tesoro en el Mediterráneo. El escritor y poeta francés Georges Duhamel llegó a afirmar que “el mediterráneo acaba donde el olivo deja de crecer”.

¿De dónde provienen y origen de las palabras “aceite de oliva”?

Probablemente, te hayas preguntado de dónde provienen y el origen de las palabras “aceite de oliva”. La etimología de las palabras “aceite de oliva” ofrece una idea de la historia y procedencia de esta grasa de origen vegetal, porque aunque en castellano “aceituna” y “oliva” sean sinónimos, su origen es diferente.

Nuestra palabra “oliva” procede del término “ελαια” del griego clásico, y derivó en el vocablo latino “óleum”. Ésta última pasó a ser posteriormente en las lenguas romances “oli”, dando lugar al término inglés “oil” y al alemán “öl”.  Por su parte, nuestra palabra “aceite” tiene un origen etimológico diferente. 

Origen etimológico de la palabra “aceite” y “oliva”.

Ésta proviene del vocablo hebreo “zait” que derivo al árabe como “zaitum”. Ambas hacen referencia tanto al fruto (aceituna), como al jugo que sale del mismo (aceite).

Así, el origen de la palabra “oliva” está unido al griego clásico y al latín, es decir, a los idiomas de los pueblos situados al norte del mar mediterráneo. Mientras que el término castellano “aceituna”, deriva de los pueblos mediterráneos orientales y meridionales, como son Egipto, Líbano, Magreb o Siria. Por tanto, esto implica que el origen del aceite de oliva esté ligado de una forma u otra a zonas bañadas por el mar mediterráneo.

El oro líquido, el aceite, en el Antiguo Egipto

En nuestro recorrido por la historia del aceite de oliva retrocedemos ahora unos miles de años .Es en el Antiguo Egipto donde aparecen las primeras referencias documentales y arqueológicas más fiables sobre la aparición y el uso del aceite de oliva. Los egipcios otorgaban una gran importancia a este oro líquido, siendo la propia diosa Isis la encargada de enseñar a los hombres el cultivo del olivo. El árbol del olivo era representado, incluso, en los sarcófagos de algunos faraones de la época.

La variedad de olivar que se encontraba en Egipto no permitía obtener un buen rendimiento en la producción de aceite. Es por esto que el aceite de oliva, al ser escaso, se utilizaba sobre todo en productos farmacológicos o cosméticos más que en la cocina. Además, se le daba un uso religioso y espiritual. Éste competía con otros aceites vegetales a los que se les daba los mismos usos.

El clima jugó un papel importante en la escasa producción de aceite de oliva, siendo este poco apropiado para el cultivo de plantas oleaginosas. Sin embargo, a pesar de la escasa producción, fueron los egipcios los primeros en comerciar con el aceite de oliva. De esta forma, el consumo interno del aceite de oliva se satisfacía con las importaciones de otras zonas de cultivo como Grecia.

Las plantaciones de olivo en la Antigua Grecia

Los antiguos griegos otorgaban una gran importancia a la producción del aceite de oliva. Bonita parada en nuestro viaje sobre la historia del aceite de oliva. Tanto era así que en cerámicas, joyas u objetivos de la vida cotidiana de la época podían observarse decoraciones que hacían referencia al árbol de olivo y a su fruto. En parte era considerado también un símbolo de distinción entre clases, pues solo las clases más favorecidas consumían aceite de oliva, mientras que para las clases bajas este producto no formaba parte de su cocina. Además, al igual que en el Antiguo Egipto, el aceite de oliva no solo tenía un uso culinario, también era utilizado como remedio medicinal, en la cosmética o como combustible.

Un dato curioso de esta época es que en los primeros juegos olímpicos a los campeones se les otorgaba una ramita de olivo como reconocimiento del triunfo conseguido. Un hecho que ejemplifica la importancia que adquiere el olivar y su fruto en esta época. 

La aparición del aceite de oliva en la Antigua Grecia tiene lugar en la isla de Creta y, como se mencionó en el apartado anterior, se establecieron rutas comerciales con Egipto y otros pueblos en torno al Mediterráneo.

El aceite de oliva en la mitología griega

La mitología griega narra como la fundación de Atenas, epicentro de la civilización griega, está ligada al olivo. Según la leyenda, los habitantes de la ciudad encomendaron a Cécrope, primer rey del territorio, la tarea de ponerle un nombre a la ciudad en recuerdo a la divinidad que más beneficio aportarse al territorio. El dios de los mares Poseidón y la diosa de la justicia y la sabiduría, Atenea, lucharon por conseguir ese privilegio.

Poseidón hizo brotar un manantial de un sabor salado que no agradó a los habitantes de la ciudad. Y Atenea hizo florecer “el primer olivo” junto al manantial de Poseidón. Finalmente Cécrope se posicionó del lado de la diosa de la sabiduría, que cuando explicó las propiedades del olivo, comprendió que había otorgado a la ciudad el mejor regalo. Una planta capaz de vivir centenares de años, que produce frutos comestibles y sabrosos y del que los hombres podrían extraer su jugo de extraordinarias propiedades. Así, Atenas recibió el nombre de la diosa Atenea y este primer olivo plantado por la diosa fue venerado en el Acrópolis.

Quién llamó por primera vez “oro líquido” al aceite de oliva

Por su parte, la famosa Odisea griega también tiene múltiples referencias al aceite de oliva y al olivo. Éstas hacen ver la importancia que los griegos otorgaban a este aceite vegetal. Ya Homero llamó al fruto del olivar “oro líquido” considerándolo uno de los tesoros del mediterráneo.

En algunos episodios de esta gran obra de la literatura clásica, los protagonistas son untados con aceite de oliva. Un uso típico que hacían los participantes de las Olimpiadas de la época para proteger su cuerpo del sol, el calor o las caídas. Por su parte, el propio Ulises hace uso del olivo en dos ocasiones. En primera instancia, para enfrentarse al Cíclope, él y sus compañeros emplean una viga de olivo para cegarlo. Además, la cama con la que Ulises edificaba su amor eterno por Penélope se construyó utilizando un olivo.

La expansión del cultivo del olivar: aceite de oliva en el Imperio Romano

Parada obligada en esta historia del aceite de oliva en la gran Roma. Los romanos adquirían las costumbres, tradiciones y técnicas de los antiguos griegos en los diversos campos del saber y de la vida cotidiana y los perfeccionaban. Así, de esta misma forma, ocurrió con los conocimientos sobre el cultivo del olivo y la producción de aceite de oliva. Los romanos conocieron los secretos de los griegos para la elaboración del aceite de oliva y los optimizaron. Convirtiendo este producto, junto al vino y el pan, en un elemento fundamental de su economía.  Así, los romanos se convertirían en uno de los principales exportadores de oro líquido en el mediterráneo.

Los avances territoriales y militares del Imperio Romano en los siglos II y III a.C. permitieron que el cultivo del olivar se expandiera por numerosas zonas. Llegando a lograr así una mejora de la técnica en el cultivo del olivo. Tanto es así que en el libro De agri cultura, del político, escritor y militar romano Catón el Viejo, se describen numerosas técnicas de cultivo, poda y cuidado del olivar.

Los romanos: mejoras en el traslado y la producción del aceite

Los romanos mejoraron tanto el traslado del aceite como su cultivo. Una de las cuestiones por la que la producción del aceite de oliva aumenta en mayor medida que en las épocas anteriores es por la molea olearia. Este molino romano era movido por animales, lo que garantizaba una mayor productividad. Por su parte, para el comercio del aceite se transportaba en ánforas. 

“El tipo más conocido de ánforas que utilizaban los romanos para el comercio del aceite es el que se utilizaba en la Bética, denominada Dressel 20 por su descubridor. Éstas se caracterizaban por una forma globular y un cuello corto.”

El jugo extraído del fruto del olivo, el aceite, se convirtió en un producto fundamental en la vida de los romanos y, al igual que los griegos, en Roma otorgaron utilidades varias al aceite de oliva.  En primer lugar, como en la actual dieta mediterránea, el aceite de oliva fue un ingrediente muy presente en la gastronomía de la época. En el recetario De re coquinaria, el gastrónomo romano Apicio, hablaba de más de 300 recetas en las que aparecía el aceite de oliva. Además, el propio Julio César fue consciente de la importancia de este producto y lo añadió a la annona, que se trataba del abastecimiento gratuito que recibía el ejército como manutención.

El aceite de oliva también se empleaba como combustible para la iluminación o en la cosmética, concretamente en la elaboración de perfumes y ungüentos. De la misma forma, los romanos descubrieron algunas de las propiedades beneficiosas del oro líquido, dándole también usos médicos. Se utilizaba como hidratante corporal, para curar heridas, úlceras, bajar la fiebre o calmar cólicos, entre otros.

¿Cuándo se introdujo el aceite de oliva en España?

¿Y qué hay de la historia del aceite de oliva en España? .Como comentábamos fue en la época del Imperio Romano cuando la producción, el comercio y el consumo del aceite de oliva alcanzó su mayor esplendor. Así, con la ocupación romana de Hispania, nombre con el que se conocía a España en este periodo histórico, la producción olivarera se extendió en mayor medida en este territorio. 

“Aun así, el cultivo del olivar ya había sido introducido en España por los Fenicios y los Griegos, pero no cabe duda de que con la llegada del Imperio Romano cobró mayor importancia.”

De hecho, el aceite de oliva que provenía de Hispania, uno de los territorios más importantes del Imperio Romano, era de los mejores valorados de la época. Millones de vasijas de aceite eran importadas desde Hispania al resto del Imperio.

Decadencia del aceite de oliva en la Edad Media

La Edad Media trajo consigo la decadencia del Imperio Romano, y con ésta la de la producción de aceite de oliva y la demanda del mismo.  La crisis económica de la época provocó que se evitase el consumo del zumo de la aceituna por ser considerado un producto caro. Además, el oro líquido recordaba a los pueblos conquistadores las costumbres romanas, por lo que era despreciado. El aceite de oliva quedó relegado a las clases más altas de la sociedad del momento.

En la Europa Medieval poco a poco desaparecieron los controles estatales sobre el aceite de oliva que existían en el Imperio Romano. Fueron las órdenes religiosas las que tomaron el control sobre la producción del aceite. 

“Es por esto, que además de un uso culinario, al aceite de oliva se le dio en esta época, en la edad media, un uso litúrgico. Este aceite vegetal era consagrado y se utilizaba en los candiles de los altares que iluminaban las iglesias de la época.” 

Además, la literatura del momento refleja el uso que se hacía del aceite de oliva en la medicina. Aunque su utilización principal fue como ingrediente en la alimentación.

Influencia de las revoluciones tecnológicas de la Modernidad en la producción de aceite de oliva

Las revoluciones tecnológicas de los siglos XIX y XX tuvieron consecuencias contrapuestas en la producción y demanda del aceite de oliva. Por un lado, las mejoras en la técnicas de cultivo, recolección y distribución permitieron elaborar productos cada vez más excelentes y de manera más rápida. Sin embargo, también aumentaron los costes del mismo, ya que la invención de nuevos métodos de iluminación provocó que la demanda mundial del aceite de oliva disminuyese y, por tanto, se encareciese su precio.

El aceite de oliva en la actualidad: un ingrediente indispensable en la dieta mediterránea

La producción mundial de aceite de oliva se concentra sobre todo en zonas bañadas por el mar mediterráneo. España se encuentra a la cabeza del ranking mundial de productores de este oro líquido, seguida de Italia. Convirtiéndose la Unión Europea en la principal exportadora de este zumo de la aceituna al exterior y sus países son también los que más consumen este producto. 

“Cabe destacar que Andalucía es la comunidad que más aceite de oliva produce en España.”

El aceite de oliva en la actualidad se ha convertido en un ingrediente indispensable en la gastronomía, sobre todo desde que la dieta mediterránea, considerada una de las más saludables y equilibradas del mundo, fuese declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.  Esto hizo que aumentase la demanda de este aceite vegetal, no solo por su increíble sabor, sino también por sus múltiples propiedades y beneficios para la salud.

Así, el aceite de oliva ha estado presente a lo largo de toda la historia hasta llegar a nuestros días, en los que su consumo se ha colado en casi todos los hogares. A este oro líquido del que hablaba Homero en la Odisea se le han dado numerosos usos, pero sobre todo se ha empleado en la gastronomía. Hoy en día las múltiples bondades para la salud que se le atribuyen hacen del aceite de oliva un producto indispensable. 

Aljaoliva: su tienda de aceite online de confianza 

Desde AljaOliva queremos seguir colaborando con la expansión y el consumo del aceite de oliva a lo largo de la historia. Creemos que el futuro del aceite también está en la venta online. Por eso apostamos fuerte por esta tienda online de venta de aceite de oliva virgen extra (AOVE) en la que usted se encuentra. De esta forma llevamos el mejor aceite de oliva directamente del molino a tu mesa, domicilio o negocio.

También te puede interesar nuestro artículo >> AOVE qué es

AljaOliva hace posible que el auténtico AOVE andaluz, con todas las propiedades beneficiosas del mismo, esté al alcance de todo el mundo a través de la venta online. Cuidando, no solo la producción del aceite, sino todo el proceso que va desde el tratamiento de las aceitunas en el árbol hasta el traslado y envío del mismo. Garantizando así la máxima calidad en un producto como el aceite de oliva, tan presente en la historia de la humanidad. 

El futuro del aceite de oliva virgen extra (AOVE)

Difícil será que un producto que ha perdurado, más o menos intacto, al paso de los siglos, sea prescindible en las mesas del futuro. El presente y futuro del aceite de oliva virgen extra (AOVE), la auténtica joya de la gastronomía, es tan estable y seguro como sus propiedades.

Este futuro pasa por el mantenimiento de técnicas ancestrales aplicando toda la modernidad y seguridad alimentaria y de trazabilidad de producto moderna. Este futuro pasa por explotar todas las posibles formas de comercialización estando, cada vez más, los productores, más cerca de los consumidores finales. Para ello, el mundo digital, junto a un extraordinario producto, y el fuerte desarrollo de los distintos servicios de envío, nos brinda una excepcional oportunidad de hacerte llegar el aceite, en nuestro caso Aljaoliva, directamente desde la Almazara a tu casa o domicilio.   

Por muchos siglos más, te deseamos, que sigas disfrutando del aceite, de oliva, virgen, extra… y si es el de AljaOliva… mucho mejor…

«In eu ultricies lacus. Phasellus non ante nec neque imperdiet congue. Donec sed lectus eu mi tincidunt rhoncus non a metus. In hac habitasse platea dictumst»

Nam lorem mauris, scelerisque nec iaculis id, dignissim a tortor. Quisque in arcu in tellus facilisis venenatis vitae finibus tortor. Nullam vestibulum venenatis auctor. Suspendisse potenti. Class aptent taciti sociosqu ad litora torquent per conubia nostra, per inceptos himenaeos. Quisque id consequat tortor. Sed et commodo diam. Curabitur bibendum nunc ut finibus tempus. Aenean eu dui sed eros maximus vulputate. Praesent vitae ullamcorper nibh. Donec bibendum, odio ut aliquam faucibus, ipsum felis blandit dolor, in dignissim.

Praesent posuere ante

Ut vitae lobortis magna, id viverra orci. In eget scelerisque nibh, nec suscipit lacus. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Aliquam pulvinar ipsum augue, tempor luctus felis malesuada venenatis. Vestibulum sit amet imperdiet risus. Etiam eget vehicula metus, ac vehicula libero. Aliquam et viverra urna. Vivamus elementum porta lectus.